martes, 19 de abril de 2011

Somos la "literatura gris" de la Blogosfera sanitaria. Posiblemente el 1´75.0 de la Red de Redes.


Estos días de vacaciones me han dado para reflexionar, cuestión que, no a duras penas, también cabe dentro de mis planteamientos. Y cuando éstos suelen ser de lo más viscerales y a ritmo de repulsa contra casi todo lo que mis escasas neuronas llegan ya a entender. Esas pocas que, aún a pesar de impregnarse de tanta mierda como rodea este entorno nuestro político-gestor-sanitario, quieren mantenerse vivas y bajo la esperanza de ver en algún momento rodar a esas piedras de molino que tantas veces nos han ya pisoteado.

El tiempo no ha acompañado estos primeros días de Pascua (y va a peor), pero tampoco puedo quejarme estando de prestado en la casa de mi cuñaaaooo y durmiendo en una cama mueble que por lo menos tiene el colchón lo suficientemente duro como para no sufrirlo en exceso: La prebenda por haberle llenado el frigorífico la primera tarde después de la visita preceptiva al LDL de al ladito del apartamento en primera linea de playa.

Así que el sentimiento de tristeza que me inunda hoy, debe deberse más a que tengo que volver a casa solo y para un maratón de guardias de las que me han permitido dejar a la familia unos días más en la playa, aunque va a llover más que cuando enterraron a Sagra, que solamente invitaron a los que tenían paraguas y éso, de alguna forma poco solidaria, me alegra. Ya que de devoto procesionario como que ya me queda poco sin saber ya ni tan siquiera a qué Santo encomendar nuestro hilo de lucha y porque el mar, bajo el agua de lluvia, adquiere un color y unos tonos lo más alejados del de las cartucheras de las madrileñas en Alicante teñidas de ocre bronceado...

En esas estoy con esa mezcla pues de sentimiento ajeno y trasnochado y de mala leche. Cuando me he puesto a pensar qué es lo que nos diferencia de todo el movimiento 2.0, que es lo que se lleva ahora y que parece ser que va, cada vez más, contando con el apoyo institucional y de medios con que estas cosas empiezan, normalmente, a pudrirse y de la mano de lo premeditado e intentando a la vez dar respuesta a lo que nosotros podemos estar aportando a este virtual mundo y dilucidar lo que nos diferencia de él:

¿Será que nosotros no nos autoadulamos y adulamos al grupo de una forma tan descarada como venimos observando en ese entorno avanzado de las TIC´s enfermeras?. ¿Será que nos ha costado un güevo y parte del otro enterarnos de las bondades del Twisteo y somos más del Rock&Rol, puro y duro?. ¿Será que no sabemos traducir el inglés en un grado suficiente como para adquirir 5-10 años después los modos y formas ensayados en ese entorno global que nos oferta singladura y maneras evidenciadas y de supuesta evidencia y a riesgo de ser prosaicos de la ciencia?. ¿Será que ni una sola vez hemos aparecido en los Rankings del 2.0 y que en el fondo nos importa una mierda todo lo que no sea 00 y del bueno?. ¿Será que no nos creemos de la misa la mitad y que no hemos sabido mantenernos en la diplomacia que hace de muchas de estas cuestiones falsedades como templos y provoca lomos institucionalizados que acariciar y becerros de falso golfi que adorar?. ¿Será que hemos perdido el tiempo en intentar ir directamente al centro de nuestros males y hemos aprehendido ese discurso que está en la cabeza de muchos que no han tenido a bien el evidenciar, para respeto del resto y de toda una profesión, arrinconándose silenciosamente y ojo avizor en unos estatus y privilegios sino científicos, si gestores, académicos, sindicales y/o políticos ya asidos o por llegar?. ¿Será de verdad que la de Enfermero es una profesión de mujeres y estas actitudes son otra forma de "punto inglés" practicado en los "estares" entre cuña y cuña?.... (la que me va a caer.... ;-).

No sé. La verdad es que en esas estoy. Y quizá todo ésto lo provoque ya tantos años en ese filo de la incoherencia y de lo políticamente incorrecto en que nos hemos granjeado y funambulado. Y éste, sea el precio que hemos de pagar por no mordernos la lengua. Y que en el fondo provoque el no tener amigos. Ni adeptos. Ni seguidores. Ni RSS, ni padre, ni madre ni mierda de falta que nos hace. Y seamos huérfanos en un limbo que saltó de las Listas de Distribución, al Blog. Y que ya lleva 10 años sin ser TOP de nada. Porque los TOPS siempre los relacionamos con los 40 Principales y ésto, siempre, nos provocó el cambiar de emisora o poner la cinta de Barricada...