sábado, 12 de noviembre de 2011

A vueltas con la Acreditación para la prescripción enfermera.


La formación adicional que los profesionales de enfermería necesitarían para ser acreditados como prescriptores, debería proporcionarla el propio servicio de salud, tal y como se está haciendo en Andalucía y para el manejo y participación de la enfermera en el seguimiento protocolizado de ciertos tratamientos farmacológicos a través de protocolos y/o guías de práctica clínica y una vez que estas estuvieran confeccionadas y seleccionados los procesos en los que la enfermera pueda participar en esta línea, y como materia formativa ad hoc para adquirir dicha competencia.
En caso de que dicha formación requiera ser acreditada, debería ser la Comisión de Formación Continua del SNS quien otorgue dichos créditos, o las mismas (a través de las) CCAA como se desprende de sentencia reciente del TC y con relación a la titularidad en esta materia que dicha sentencia les otorga; en todo caso serán éstas quienes, puntualmente, puedan delegar el proceso formativo en otras instituciones e instancias formativas (Sindicatos, SSCC, Servicios Asistenciales, etc.) evaluando y acreditando el proceso.
Los profesionales de enfermería ya cursan materias relacionadas con el proceso de prescripción en sus estudios universitarios o en los programas formativos de las especialidades enfermeras. Por ello,  la formación adicional para prescribir debería encuadrarse dentro de la Formación Continuada y llevarse a cabo en horario laboral. Siempre en el entorno definido por la LOPS (artículos 33-36) y con posibilidad de adquisición y desarrollo de Diplomas de Acreditación y/o de Acreditación Avanzada que, aparte, pueden aportarse a los baremos de bolsas de empleo u ofertas públicas de empleo con validez, por definición, en todo el Estado español y sumarse a una idea de adquisición de nuevas competencias en el entorno de la Práctica Avanzada (EPA).
Huelga comentar que la acreditación por parte del Ministerio y la facultad por parte de las enfermeras para todo el entorno de indicación, uso y autorización de medicamentos no sujetos a prescripción médica y productos sanitarios, es algo que debe considerarse automáticamente adquirida y conseguida con el propio título Universitario (cualquiera) por el que se puede acceder, hoy por hoy, a un puesto laboral de la profesión de enfermero, y como competencia y facultad definida para el conjunto de la profesión en la misma LOPS y atendiendo a esa capacidad de autonomía  científico-técnica que refiere la ley.
Intentar vaciar de contenido un discurso que, históricamente, hacía a la enfermera capaz y competente en el ámbito de su responsabilidad, y en el sentido de considerarla perfectamente posibilitada en cuanto a conocimientos para el manejo, uso, administración e indicación de medicamentos y productos sanitarios relacionados con los cuidados, es faltar a la verdad y a los mismos argumentos que en su momento justificaban de sobra todo este potencial y a favor, ahora y ante la redacción de este proyecto de Real Decreto de desarrollo de la prescripción enfermera, de otros intereses que no llegamos a entender y que eligen una vía parece ser que exclusiva y coincidente con lo que hace meses que el CGE tiene iniciado y proyectado y que, “paradójicamente” coincide con lo redactado en este proyecto de Decreto: Casualidades de la vida.
Cada comunidad autónoma, atendiendo a sus necesidades y prioridades asistenciales y funcionales, debería ser la que desarrollase este Decreto y bajo estas premisas referidas y como mínimos consensuados a la hora de elaborar protocolos. Por lo que el Anexo referido al desarrollo formativo necesario para la consecución de esa acreditación por parte del Ministerio, y esa misma necesidad de acreditación “indiscriminada” tanto para un tipo de medicación y los productos sanitarios como para otra, distinguiendo ridículamente entre cuidados generales y especializados (los cuidados "son unos") simplemente sobran y a favor de lo que cada Comunidad establezca bajo un marco consensuado por todo el Consejo Interterritorial, en este sentido y atendiendo a lo ya desarrollado en alguna Comunidad Autónoma, vistos y cuantificada esta cuestión en resultados de salud y de eficiencia para el propio Sistema.
Antonio J. Valenzuela
Enfermero DCCU SSPA (SAS).

viernes, 11 de noviembre de 2011

11 11 11


¿Qué tiene de especial esta fecha que se ha anunciado a bombo y platillo?.
Como no sea que en estos momentos está reunida la famosa "Mesa de negociación" anunciada en rueda de prensa por parte del Colegio de Enfermeros de Badajoz días pasados y en la que se van a poner encima del tapete cuestiones ignoradas por la inmensa mayoría de los profesionales, y que son la trastienda de estos tenderetes que se empeñan en seguir diciendo que representan a la profesión enfermera, no termino de ver el calado de tan "capicuica" fecha.
Dicha reunión parece no haber encontrado hombre bueno que valga para intermediar en lo que, para mi, que si lo soy, no es más que la forma de ganar tiempo y acallar por el momento algunas voces incómodas. Nunca hasta el punto de tambalear los resortes de poder de ese entramado deontológico y altruísta donde los haya y que despliega todos sus instrumentos llegado el caso y en la dirección que haga falta y desviando en lo importante y esencial la atención de la profesión, los medios y la esfera política con la que hay que estar a bien.
Pero que pueden ser lo suficientemente desagradables como para hacer pensar a unos cuantos lo ridículo que sigue siendo verse presa de una colegiación que ahora no les gusta llamar "obligatoria", y que no es más que el reducto diezmo que hay que pagar a estructuras que se sostienen, como tantas veces he referido ya, en la ignorancia y sordera sino en la esperanza de que las cosas cambien, de la inmensa mayoría de las enfermeras de este país, por muy a despecho que suene.

Esperemos, que lo mismo que publicaron por doquier esas resoluciones de intervención de cuentas del COEB y la declaración de vacantes en la Junta del mismo, nos anuncien ahora lo que resuelvan negociar (de mesa de negociación) esta mañana del 11/11/11.

Y como nosostros también sabemos distraer la píldora, diremos que el día nos deja, además, otras iniciativas: La más llamativa ha sido promovida por un grupo de voluntarios, los cuales han creado una aplicación para Android o iPhone, llamada 111111. De forma que todos los usuarios que se la hayan descargado verán cómo a las 11 horas, 11 minutos y 11 segundos de hoy sonará de repente en sus dispositivos la Quinta Sinfonía de Beethoven (que además también era sordo). El propósito, según su creador, José Ignacio Latorre, pretende reflexionar sobre la actual crisis de ideas y liderazgo. Que por otro lado, nos viene a huevo.


jueves, 10 de noviembre de 2011

Desarrollo de la Enfermería de Urgencias y Emergencias: En busca del arca perdida de las competencias exclusivas en el área.


El desarrollo de la Enfermería de Urgencias y Emergencias, tanto en Andalucía como en el resto del SNS, debe alcanzar y disponer de competencias resolutivas que sean EXCLUSIVAS, ésto es, "identificadas como propias y no derivadas de las intervenciones de otros; siendo una parte que se configure diferenciada y autónoma resultante del abordaje enfermero de las situaciones de necesidad o problemas de los pacientes y de sus familias, entendidos como individuos o como comunidad" (Catástrofes, Desastres, Educación preventiva para la Salud); sin obviar, lógicamente, todo el contexto de colaboración o de derivación de lo actos médicos o de los diagnósticos médicos; en definitiva, competencias exclusivas para alcanzar mejores resultados comparativamente respecto del enfermero generalista y como para justificar esa diferenciación que, algunos e históricamente venimos reivindicando de enfermero de Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU), para los enclaves de asistencia urgente desde Primaria, y lo mismo que está perfectamente identificado laboralmente el ámbito exclusivo de las emergencias, en este caso y para nuestra comunidad andaluza en ese entorno de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES/061), que va a aglutinar también ese otro perfil de Práctica Avanzada (EPA) que es el de la enfermera en la sala de coordinación, y que pertenece a este conjunto diferenciado que se empieza a esbozar competencialmente tambien para Primaria, definido ahora a través de la actuación de la enfermera en los Equipos de Cuidados Avanzados (ECA) en el nivel de Primaria, antes algo exclusivo del esquema asistencial de la EPES/061.
Si ésto no lo vemos y potenciamos de esta forma, y la Consejería no termina de encajarlo (trayéndolo definitivamente al suelo) y en el sentido de recuperar esa diferenciación laboral y diseño de esos perfiles avanzados para una enfermera de urgencias que pudiera hacerse garante de todos estos atributos, puliendo ese perfil diferenciado y sentando las bases de lo que podría ser una especialización per sé, que pudiese a la vez demostrar cambios favorables en resultados de salud, no estaremos ante un modelo de especialización que pudiera, a la vez, exportarse a todo el Sistema Nacional de Salud (SNS). Y siendo en esa linea en la que hay que trabajar con todo lo iniciado (somos "afortunados" en el conjunto, puesto que se han definido hasta ahora todos estos argumentos y de forma institucional en nuestra Comunidad).
Todas estas competencias deben ser, de alguna forma, "EXCLUYENTES", como apunta la Sociedad Española de Enfermería de Urgencias y Emergencias (SEEUE), en el sentido de que "no puedan ser desarrolladas o aplicadas por otros profesionales y que no puedan ser sustituidas en ausencia de las enfermeras" por cualquier otro profesional o perfil, como para poder hablar de "Especialidad y diferenciación", y en un sentido egoísta si queremos o de "corporativa defensa" en nuestra área de las urgencias.

A partir de aquí, podemos empezar a hablar de "Competencias Enfermeras en Urgencias" y de potenciales de mejora (a definirse y desarrollarse en los distintos niveles asistenciales):

-Asistencia autónoma de la enfermería en las Emergencias (ECA).
-Aplicación del Triage Avanzado (RAC) en la Atención de Urgencias Hospitalarias y de Atención Primaria (UCCU).
-Dirección del Proceso de Cuidados del Paciente en Urgencias, estableciendo su pronóstico de cuidados y derivando el mismo a otro nivel, asignando ese nivel de cuidados y gestionando los recursos asistenciales desde la consulta de enfermería de urgencias (ingresos en observación o en unidades de corta estancia) hospitalaria o de DCCU.
-Siendo responsables del Alta de enfermería de esas unidades de Urgencias (Hospitalarias o de AP-UCCU-) y sumando a ésto a través del informe de cuidados al alta desde urgencias como parte de la Historia Clínica Digital (HCD) del paciente atendido en los servicios de Urgencias.
-Aprovechando el potencial y la responsabilidad de derivación de pacientes a Enfermeras de AP y/o de DCCU, desde el nivel hospitalario o desde la Salas de Coordinación, ante urgencias banales y/o sociales (A enfermeras Gestoras de Casos -EGC-).
-Responsabilidad de la consulta de enfermería de urgencias, donde los procesos catalogados y/o clasificados como "banales" (P5-P4), sean resueltos de forma autónoma, rápida y eficaz.
-Siendo tutores e instructores de la formación del resto de compañeros.
-Incluyendo la investigación y la implementación de los mejores resultados de salud en la gestión de los servicios y unidades de urgencias.
-Potenciando la seguridad y la Calidad de los cuidados llevados a cabo en el entorno de la urgencia y emergencia y trasladando a este entorno todo lo postulado institucionalmente.
-Creándose el entorno normativo y de resoluciones institucionales que permitan a la enfermera especialista demostrar capacidad y gestionar servicios y formar parte activa de la dirección de la gestión clínica de las estructuras funcionales destinadas a la urgencias y emergencias (Dirección y Gestión compartidas de las UGC).
-Apoyo competencial en toda esa linea de potencial prescripción enfermera emergente contextualizada al área de las urgencias y emergencias.

Este podría ser el mapa y la hoja de ruta, ya iniciada, y que debe concretarse a través de su globalización. Y es por lo que es indispensable un perfil diferenciado para las enfermeras asistenciales de las urgencias en el nivel de Primaria que englobase y fuese receptor de todos estos atributos, formando parte del conjunto definido para esa potencial especialización o área de capacitación como al final irremisiblemente tengamos que aceptarla tb. para la Enfermería de Urgencias (¿?).

Aunque intuyo que nuestra Consejería seguirá la linea, repito, ya iniciada, de definición de mapas competenciales de práctica avanzada a desarrollar e implementar a través de linea formativa, evidencias y buenas prácticas que acrediten ad hoc a las enfermeras que se desarrollen laboralmente en estos enclaves, sin distinguir ni catalogar un conjunto especialista (que habría que retribuir y que, por otro lado, está más en consonancia con aspiraciones de las Sociedades Científicas que no de la misma Administración... qué os voy a contar), sino más bien una capacitación y acreditación funcional y laboral avanzada en la linea de los Diplomas de Acreditación que la LOPS define con responsabilidad de desarrollo por parte a las distintas CCAA a través de la Formación Continuada. 
Lo que no debe ser óbice, siendo ideal que pudieran aglutinarse, en esa idea de exclusividad y a través, algún día, de un Plan Formativo con entidad suficiente como para definir el conjunto de una Especialidad de Enfermería de Urgencias y Emergencias y que también debería ser reivindicada con mucho más ímpetu y evidencias que las hasta ahora llevadas a cabo por alguna otra Sociedad Científica multiprofesional del área (SEMES).

domingo, 6 de noviembre de 2011

¿Eres lo suficiente hombre para ser una enfermera?

Navegando la Red he dado hoy con esta imagen y con esta linea de marketting profesional lanzada por el Centro para la formación en Enfermería de Oregón en el intento de captar estudiantes .
Está claro que a través de la imagen y del texto, se invita a desmitificar la imagen enfermera relacionada con, ya no solo la mujer, sino con supuestas inclinaciones homosexuales con las que (más veces de lo que podamos imaginar) se pueda identificar una elección masculina por la dedicación profesional alrededor de los cuidados enfermeros.
La imagen está obtenida de un Blog con muy buen fondo y estructura que por casualidad he encontrado, y cuyo post relacionado plantea la pregunta de si se se puede desmitificar la idea de que un hombre enfermero no tiene por qué ser gay, contrariamente al estereotipo que suele saltar a muchas cabezas...
Es esa histórica relación y ratio mujer/enfermera inclinada "a favor" de éstas, la que juega además en muchas ocasiones identificadas, como motivo y "lastre" en cuanto a esa consideración profesional situada por debajo de nuestras aspiraciones y valía de conjunto, y jugando también "a favor" de la sumisión y la falta de liderazgo, del sometimiento histórico y de la pasividad que parecen ser, a la vez, las cuestiones y el dato que suscita el que por otro lado, los hombres que hemos decidido optar por la profesión de enfermero, atraigamos a muchas mentes la necesidad de plantear dos inevitables preguntas o razonamientos (absurdos) poco reflexionados y con los que muchas veces nos encontramos: ¿Por qué no has estudiado medicina?. ¿Eres gay?.
Y es que de esos estereotipos es de los que se alimenta muchas veces la opinión de quienes no conocen nuestro potencial enfermero, tanto masculino, como femenino o gay. Muy por encima de definiciones sexuales, sexistas y homófobas llegado el caso.
A nadie se le ocurre preguntar, por ejemplo, a una mujer médica si es lesbiana por el hecho de diagnosticar enfermedades y tratarlas como opción profesional. Y es que hasta en ésto, necesitamos sacar y desarrollar resortes de defensa que desvían en lo más importante cualquier intento por ese hacernos visibles y diferentes en el conjunto de disciplinas, y que mantienen esos estereotipos que, nos guste más o menos, han anidado en el subsconsciente de un colectivo mucho más amplio que lo que podamos imaginar y que aflora en demasiadas ocasiones. Cuestión de la que todos tenemos muchos ejemplos y que tanto daño nos hacen como profesión.
Y tú: ¿Te sientes lo suficiente hombre para decir que eres enfermera?.



Prescripción Enfermera: Marco conceptual vs Entorno legislado. II Jornada CODEM. Retos para una Enfermería del S.XXI. Nov 2011