martes, 22 de mayo de 2012

2ManyBlogs


Hoy voy a hacer el intento de crearme algún que otro más enemistado seguidor... Y es que es cierto, raro es el día que no se descubre en la Blogosfera un nuevo Blog que se inicia en ese intento personal e íntimo de sacar a la luz el autopercibido instinto y necesidad de comunicar por comunicar lo muchas veces ya comunicado. O el velado deseo de ser contestado en la sección de comentarios que vas actualizando cada media hora por ver si tus ganas y tus miserias íntimas han llegado a alguien que se haya hecho empático con tus banalidades. Y es por lo que introduces en el texto algún enlace de los ya "consagrados" esperando al menos que el autor/a de tus recuerdos y apoyos literarios te agradeazca y RT esa entrada que has corregido con ésta ya treinta y cuatro veces antes de darle por última vez a "actualizar"...
¿Y por qué hoy la tomo con todo ese torrente nuevo e inmaculado de pretensiones vacías de culpa, en ese intento por sumar mensaje a lo ya tan manido y que otros han abonado ya en exceso?. Pues por éso mismo. Porque ya no creo en la suma y en la diversificación de un estado de ánimo que se hace idéntico ante idénticos problemas y como solución de nada ponderable con el paso de los acontecimientos que nos ha tocado vivir en esta época. Y porque no me valen las mil caras y respuestas que llevamos años intentando, y porque me sigo creyendo "decano" en ésto de lanzar miserias a la Red. Y porque a la misma vez, entre aviso y aviso, despues de colocarme hoy de nuevo aquí ante la apatía de mis compañeros de guardia y la mia propia, una vez que vamos cuantificando qué va a suponer el 20-25% de robo consentido que nos van a ir proyectando en nuestras nóminas (robo a mano armada descarado que esperamos inviertan al menos en algún reciclaje en motivación), y mientras me pienso una y otra vez donar mi tiempo a otras causas en las que intuyo me volveré a desengañar ofertando mi trabajo al procedimieto de acreditación de las competencias profesionales de los compañeros conductores de ambulancia, robándoles el tiempo a mis niños, a su ocio, y a mi compañía, siento cómo todo este movimiento dospuntocérico se arma de artificio y se satura de espacios poco resolutivos (no me excluyo), en los que la oferta no se direcciona o lo hace bajo unas consignas ñoñas que quedan muy bien en ese intento por mantener un espíritu inmaculado que para mi encierra mucha más hipocresía o ignorancia que lo que sería deseable en ese intento ahora de federalización de fuerzas... Y así voy sintiendo que amortizo desde este sótano en Baena toda esa dedicación de años y de trabajo que a día de hoy ya no es recompensado mientras, a la misma vez, sigues sin entender el por qué de muchas cosas... y te armas de contradicción.

No quiero por ello censurar ninguna de esas actitudes e íntegras voluntades que surgen de esa nueva savia que se hace espectadora de lo ya consagrado en alguno de los saraos y ofertas que algunos, con más vueltas que el baúl de la Piquer, provocan y consiguen con los alegatos al cambio de actitud en esa búsqueda del nuevo paradigma enfermero de esta era cibernética. Y es que hay una idea que me ronda estos días y no es otra que el hecho de que me estoy haciendo viejo y me va faltando el punto de ensoñación que por supuesto no tengo derecho a cuestionar en nadie... no sé. Toda esa transparencia que reclamamos y en teoría vamos ganando con nuestra presencia y discurso,  la sientes usurpada... Yo no percibo, sinceramente el no haberme hecho visible, al revés, ni el no haber copado grados de autonomía soñados por las enfermeras, ni el haber sentido ninguneo alguno por parte de los médicos con los que me ha tocado trabajar, ni el haber estado falto de método, ni de información, ni de oferta. Hemos hecho y seguimos difundiendo método, formas y sugerencias para ese cambio que nunca llega....Y es éso, que nunca llega...
Hemos intentado hacernos, con el paso de los años, con ese cuarto poder que proviene de los medios de información, porque entendimos hace tiempo que el poder es información; y le hemos dado la vuelta a cientos de mensajes que siempre identificamos sesgados, manipulados y enfocados... Y seguro que hemos creado "escuela". Ésa misma que hoy me provoca sinceramente pensar que son ya demasidos Blogs los que nos ahogamos en un sueño que no llega. Y en un sueño que, seguro, tampoco vamos a ser capaces de abandonar renunciando a él. Somos ya "demasidos" como para que cualquiera no mantenga la llama.