jueves, 7 de abril de 2011

Hoy día mundial de la Salud: "Resistencia contra los parásitos de toda una profesión".


Hoy es el día que la OMS conmemora/celebra el día mundial de la Salud. Y este año haciendo recordatorio de las resistencias antimicrobianas provocadas por el mal uso prescriptor o uso auto prescriptor de antibióticos varios, que hace fuerte a un gran espectro microbiano y de bichitos que atentan contra la Salud en el mayor infeccioso sentido de la palabra, y llamando la atención sobre el buen uso que de todas estas medidas terapéuticas apoyadas en la farmacología racional habría que hacer. Ahora también, y gracias a esos atributos que el CGE ha conseguido para las enfermeras "prescriptoras", desde nuestra vertiente de cuidados, tanto generales como especialistas y por el módico advenimiento a un cursillo de los de ejecución gratuita y no certificado.

No son los parásitos pertenecientes a la familia microbiana; pero si son capaces de atentar, de la misma forma, contra la Salud personal, y lo que es peor y se ha convertido socialmente en cuestión epidemiable, contra todo un colectivo como objetivamos que es, en nuestro caso, la Profesión de Enfermero:

Parásito proviene del latín parasitus que literalmente significa “comensal” y éstos eran unos peculiares personajes de la antigua Roma cuyo oficio consistía en comer y además… por la patilla.

Fueron los griegos quienes, cuando celebraban los festines en honor de Hércules, a los primeros que invitaban a los banquetes eran a los parásitos, considerados personas  sagradas y que estaban puestas bajo la protección del mismo Hércules.

Los romanos adoptaron esta costumbre aunque con su especial idiosincrasia. En un principio cualquier buen anfitrión romano que se preciara de serlo, debería invitar a su mesa a uno o varios de estos parásitos. Esto era algo de obligado protocolo si querías asegurar  que los dioses  te acompañaran y que el banquete discurriera de forma satisfactoria.

Como era de esperar, esta costumbre no tardó en irse un poco de las manos y pronto el puesto de parásito empezó a atraer a gente de dudosa catadura moral. En su mayoría eran gente que acudía a Roma a “buscarse la vida” y que prefería hacer cualquier cosa antes que trabajar. También abundaban entre los parásitos gente, sobre todo jóvenes, que habían dilapidado su fortuna o herencia en juegos y orgías y que ahora pululaban de banquete en banquete.

Es perfectamente identificable este perfil con muchos a los que en nuestro entorno se les llena la boca de "Profesión", de representación deontológica sino laboral, de cientifismo y de academicismo. Todos los tenemos identificados y muestran un rictus idéntico y como falsa sonrisa prestada a todos los saraos de los que participan y de los que son numerosas ocasiones invitados habituales.

No es difícil imaginar cómo la palabra Parásito llegó a tener el significado que hoy día tiene:
"Persona que vive a costa ajena. Dicho de un organismo animal o vegetal: Que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo".

Por todo y sin riesgo a equivocarme en los símiles, no sería descabellado proponer a la OMS la inclusión de los parásitos a la hora de proclamar días mundiales de Salud Colectiva en el entorno de la cual, unos cuantos intentamos hacer resistencia autoinoculada contra todos estos personajes que están propiciando y provocando, con su connivencia corportativa, la enfermedad de toda una profesión. Especie distinta a la de la mayoría enfermera por no haber ejercido nunca como tal y que se alimentan del colectivo habiéndonos llevado a un estado de las cosas en las que la confusión, la desinformación, las falsas expectativas y la falta de un horizonte propio dibujado por los médicos y ajeno a nuestras aspiraciones legítimas es el cuadro, siendo casi todo cuanto podemos identificar a corto plazo y haciendo la sopa boba a éstos a cambio, ellos, todos esos parásitos, de una consideración e invitación que los mantenga como comensales de la fiesta galena a cambio de no matarnos del todo y perpetuar nuestras necesidades de Autoridad para sentirnos vivos y pertenencientes...

FELIZ DÍA DE LA SALUD A TODA UNA PROFESIÓN ENFERMA Y PARASITADA.

Nota.- Cualquier parecido del personaje de la fotografía con cualquier otro, es "pura" coincidencia. 

1 comentario:

KIMAKI dijo...

Espero que al final.... aunque no sea con todos... acabemos con alguno de ellos. Un abrazo Antonio!!!