miércoles, 30 de enero de 2008

30 de Enero. 1 año después: Efemérides

Ghandi fue asesinado hace 60 años



¿De qué ha servido un año de reordenación de las Urgencias del SSPA?:

-Dispositivos de Apoyo que no terminan de ofertar las soluciones para ellos proyectadas en ese papel que se les adjudica de proveedores del "descanso al día siguiente de una guardia", pasados del techo de su jornada anual máxima en muchas ocasiones. Utilizados como suplencias estructurales en unos esquemas de gestión que improvisan la huída de los profesionales a entornos de mayor respeto contractual.

-Agendas abiertas para los médicos en una ahogada respuesta de "Planes de Alta Frecuentación" que obvian una verdadera comunicación interniveles y de adecuación de recursos, la mayoría de las ocasiones mal
distribuidos, inexistentes o inadecuados.

-Pérdida de una verdadera representatividad institucional de entornos de la urgencia dejados y abandonados a la gestión privada y sus formas.

-Intentos desesperados y no consensuados con los MIR, como una medida más, impositiva, a la que nos tienen acostumbrados, en la que se les va a "facultar" como responsables últimos de la asistencia durante su periodo formativo.

-Silencio y falta de talante negociador, comunicativo y representativo por parte de Administración, sindicatos y Sociedades Científicas del área, en ese abandono de los profesionales al que hemos sido sentenciados, cuando para muchos de ellos ya no somos rentables en nuestro discurso, aparte de no haberlo sido nunca en esa incomodidad provocada por haber sacado "afuera" las carencias y miserias de la gestión y política del SAS, de la que conniventemente tantos participan cerrando los ojos al verdadero objetivo de Calidad y respeto a los pacientes.

-Para agudizar un conflicto que se mantiene ya un año, a través de expedientes, ceses y formas organizativas que rozan la prevaricación ("aplicación de una norma a sabiendas de que es injusta") y que sigue ahondando en las diferencias en el trato recibido por el conjunto de profesionales que trabajan para una misma empresa y, supuestamente, en igualdad de condiciones y posibilidades, ensunciando todo el conjunto de Valores y Misión al que se nos pide "adhesión".

-Para evidenciar que muy por encima de todo está nuestra Dignidad como profesionales. Que habíamos entendido el discurso oficial y que no hemos sido nosotros quienes lo hemos traicionado.

-Que no somos enemigos políticos de nadie. Y que a la vez nos han desilusionado en las formas en las que han llevado anecdotarios ideológicos a entornos laborales y asistenciales, manchando cualquier asepticismo en el que muchos pretendíamos mantenernos sin "ser bandera" de nada.

-Para parcelar un conflicto que jamás debía haberse planteado por niveles, cuando la urgencia es una y sus profesionales el conjunto. Con la torpeza implícita de avivar ese "divide y venceras", haciendo un juego ridículo al trato diferenciado que los profesionales de los servicios extrahospitalarios (DCCU) estamos recibiendo, en el olvido por parte de los mismos sindicatos que en su momento puntual no han planteado fracciones a la hora de rentabilizar discurso y "movimiento reivindicativo".

-Para evidenciar dónde se encuentran los verdaderos intereses de muchos de los que puntualmente agarran la pancarta en "primera línea del frente".

Ayer, parte de las Urgencias estaban convocadas en Sevilla a "celebrar" este año de despropósitos. Yo me uno a la fiesta. Felicidades. Mi cita era a las dos con mis niños a la salida de la guardería. Un saludo.

Antonio J. Valenzuela.
Enfermero DCCU.


30 de Enero 2008. 1º Aniversario de una gran mentira llamada "Acuerdo".