jueves, 15 de mayo de 2008

La Alergia de todas las Primaveras: Un clásico ya en las Listas enfermeras


Sintiendo ese picorcillo que por estas fechas le entra a uno por la nariz, me ha dado por pensar, con método, qué tanto de influencia podría tener esta Primavera, que no acierta a definirse, en el desarrollo y evolución de las Listas enfermeras en la RED y en la reacción que pueda estar provocando en cada uno de nosotros; porque lo que es indiscutible es que asistimos a una exacerbación de los convencimientos, de la autoafirmación por las obras. Lo que coloreado por tan efluvia época embriagada de pólenes y antígenos, suele manifestarse en acérrimos intentos por asirnos a ideas de identidad magnánima, de Profesión, de Clase Social si queréis, que en mi más honda suspicacia a veces tiene un tufillo casi xenófobo, fanático.

Vemos luchas muy particulares llevadas al exterior en nombre de una profesión. Parece que estemos afectados de daños que pertenecen al Colectivo y que son muchas veces fruto de nuestros propios prejuicios o dudas o desconocimiento, que tampoco lo sabemos todo, ¡narices!, y pretendemos hacernos bandera de causas que rápidamente buscamos, en el consenso de todos, adjudicar a la Enfermedad común que parece afectarnos como profesión: falta de identidad, de reconocimiento, de remuneración, de seguridad y finalmente de motivación. Nuestra visión suele ser catastrofista y eso lo proyectamos al punto de que es la imagen que ciertamente estamos vendiendo.

Es entonces cuando empiezan a dibujarse frentes que sí van encontrando respuesta, repulsa al menos, y la sangre, por la primavera alterada, entra en nuestro torrente apático y comienza a destapar la olla de las contradicciones y nos las planta enfrente como azuzándolas. Y te planteas, desde tu particular prepotencia, cuán poco de científico tiene ésto, ¡Qué falta de método!, ¡Qué desidia en las preguntas!, ¡Qué pereza en las respuestas!, ¡Qué silencio de quien nos representa!. ¡Que imparta docencia quien cobre por ella!!!, y nos quedamos tan a gusto, o lo que es lo peor, en ese buscarse "perteneciente" me voy rapidito al ordenador y se lo cuento a mi Lista, porque además venía pensando en todo ésto de vuelta a casa con el coche ya a 35 grados dentro y fuera y me ha inundado el mosqueo virtual cuando he empezado a cruzarme gente sin expresión en el rostro, llevaban puestas mascarillas de esas que, las buenas, son las que venden en la farmacia del Sr. Padilla y son para las alergias. Y todos parecían sacados de la realidad defendiéndose del aire que respiraban en actitudes de lo más cibernéticas; y me he acordado de vosotros, y de las medallas y de las condecoraciones y de la cruz de caravaca que portan los niños recién nacidos como amuleto de la suerte .... y me he sentado a vacunarme. ¡¡¡¡ aaashhiihshiiissss...!!!. Perdón, es este tiempo, mucho bochorno... Y se me ha ocurrido relacionar el flujo ideológico propio del devenir de las Listas con relación a la estación del año, y me he convencido de que no somos tan virtuales como nuestro afán de anonimato deseara y que no somos menos reales que lo que tenemos ahí fuera aunque en muchos momentos usemos la Lista para desconectar, y que el poder que tenemos es lo que queda por explotar sin cohibiciones, ni de método ni de valía ni de experiencia. Ésto es una herramienta multiusos que además cuida el ego de muchos de nosotros y nos"aliena" del frío, del calor, de las hojas secas y de la alergia "de fuera", además es nuestra mejor arma contra ese enemigo que cada uno identificamos en algo, es inherente. Cuidar no es todo. Un saludo.-

..." con Flores a María que Madre nuestra es...".-

Cancioncilla popular-.


Espero que alguien proponga ésto como "mejor artículo (original) publicado electrónicamente" a los premios SEEI de este año, yo también quiero mi medalla, mi condecoración, mi congreso gratis. Gracias.


Palabras Clave: Primavera, prejuicios, Lista, enfermera.


AntonioJ.Valenzuela.

No hay comentarios: