domingo, 2 de noviembre de 2008

Diez años en la RED: ¿Hemos superado algunas de las herramientas?


Diez años en la RED: ¿Hemos superado algunas de las herramientas?

Eran solamente algunas Listas de Distribución enfermeras las que a finales del 1999 se encontraban activas en la RED. Al menos como primera impresión, encuentro y salida a un Cíber espacio que se ofertaba inmaculado y repleto de potencial comunicador, en ese espectro que las emergentes nuevas tecnologías empezaban también a brindar a las enfermeras.
Al auspicio de algunas editoriales y de la misma Sociedad Española de Enfermería Informática (SEEI), las listas de Metas, Rol y SEEI-list granjeaban el espacio virtual donde las enfermeras de habla hispana intercomunicaban todo un argumentario en el que se estaban poniendo los cimientos de este espacio que, también por nosotr@s, era reclamado y donde se hacían los primeros ensayos de lo que posteriormente ha supuesto una gran revolución en la forma de pensar, trabajar, reunir y difundir conocimiento enfermero.
Las Sociedades Científicas se fueron sumando a ese espacio, así como todos los proyectos en los que se descubría el gran poder de inmediatez en la distribución de “pensamiento” e iniciativa: Empezábamos también a cuidar en la RED. Y a cuidar por áreas, con Listas y Foros ad hoc. Ahí estaban también las iniciativas personales que, como padres de la presencia española enfermera en Internet, todos tenemos en mente.
Fue la forma de conseguir pincelar competencialmente a la enfermera con otros atributos que parecían, a priori, al alcance de solamente unos pocos. Hemos asistido en este casi decenio a la proliferación de innumerables Listas de distribución relacionadas con las distintas áreas enfermeras y que han servido de trampolín al desarrollo de las líneas de identificación de muchas supuestas especialidades reivindicadas. Algunas de ellas reflejadas en el definitivo Decreto, otras incomprensiblemente no.
Estas mismas Listas han ido midiendo el pulso de una profesión que en estos últimos años se ha debatido en innumerables causas, de forma paralela al incansable intento por identificar método y consideración de ciencia, lenguaje común y respeto a unas competencias la mayoría de las veces cuestionadas, usurpadas o no reconocidas legalmente. Todo ante un mapa normativo novedoso y favorecedor de todo el desarrollo del que hemos sido espectadores y que aún está por copar finales “recompensas”.
Hemos participado de los grandes objetivos y de los grandes logros, estando la mayoría de las veces muy por encima de tod@s aquellos supuestos representantes y representadores, de la mano de quienes también hemos reportado las mayores decepciones: laborales y de velo supuestamente deontológico. Nuestra actitud crítica, la de algunos, considero que ha aportado “la otra visión”. A la vez hemos “sumado” en muchos de los proyectos. Era nuestro compromiso paralelo. Desde que nos adentramos en este otro lado del espejo.
A las Listas se las ha escuchado. Se las ha leído. Se las ha seguido en ese intento por saber qué es lo que cuestionábamos y pedíamos. Han sido la lectura de cabecera y de desayuno de muchos de los que han participado de las cuestiones importantes y de decisión de la infinidad de temas que estos años hemos tratado, pero ¿Hemos superado las Listas de Distribución como herramienta de comunicación enfermera?.
Parece evidente, a la vista de los nuevos espacios y de las innumerables “nuevas fórmulas”, decir que sí:
Webs personales, Foros en php, Blogs, boletines, revistas on line, espacios de formación e investigación en red, bases de datos, indizaciones; en definitiva, mayor conocimiento que se aleja de la intuición y de las formas de debate iniciadas entonces. Asistimos a lo que podríamos llamar “la profesionalización del trabajo virtual enfermero”.
El hecho de haber propiciado el contacto seguido y el habernos llegado a conocer han hecho que la oferta se amplíe, se diversifique y supere con creces la inicial fórmula de contacto virtual que propiciaba el compartir inmediato de todo ese haz de luz que hace casi diez años nos destelló a muchos y nos sacó “afuera” de nuestras individuales reflexiones. Que nos puso en contacto y que a la vez posibilitó el que todo ésto creciera hasta donde ahora nos encontramos.
La posible decepción reflejada en un lenguaje ya muchas veces repetitivo, ante “causas” que aún siguen quedando en el tintero y que en la Listas eran tratadas y debatidas “fanáticamente”, apartándose quizá del verdadero sentido de uso de las mismas y la casi inexistente actividad actual de la gran mayoría de estas Listas en este y otros sentidos, parece evidenciar que éstas “Han muerto” y que los puntuales anuncios y ofertas lanzadas a su través, son el exclusivo uso que se les atribuye habiendo dejado sitio y espacio a toda esa diversidad y nueva oferta emergente y que ha creado nuevos e innumerables espacios. Quizá hayamos crecido y seguro que, en los próximos diez años, encontraremos nuevas ofertas y nuevas respuestas. Es cuestión de seguir ahí.


No hay comentarios: