Ir al contenido principal

Carta a ASANEC con relación a sus alegaciones al proyecto de prescripción enfermera en Andalucía.


Me gustaría saber si las propuestas de cambios/alegaciones planteadas por ASANEC al proyecto de prescripción andaluz han sido de alguna forma consideradas o consideráis que puedan serlo.

Evidentemente, mi interés va enfocado en el sentido del punto en el que planteábais la articulación de posibilidad de legitimación de la prescripción en situaciones en que se requiera un SVA, avaladas por protocolos internacionalemente reconocidos y con grado de evidencia (consensuadas ya previamente en el entorno colaborativo que apunta dicho proyecto, evidentemente).

La verdad es que este "capítulo", no solamente el del SVA, sino el de las situaciones de urgencias y emergencias, encerraría todo un compendio alrededor. Y no solamente un apunte "vago y futil" como el que recoge vuestro documento, aunque como apunte y "avanzadilla" es correcto y en la línea en la que al menos yo me he definido siempre, de lo que entiendo por prescripción, no solamente en el entorno de "receta" que pueda subyacer a todo este tinglado.

Por otro lado, y recogido hoy en Diario Enfermero del Consejo, se refiere una reunión del 6 de Febrero en la que supuestamente se respira un hondo consenso entre enfermeras y médicos y alrededor de ese proyecto y acercamiento de posturas en Andalucía.... Creo que huelga comentar que el Consejo sueña con un precedente a nivel autonómico que justifique y avale posteriormente un decreto a nivel nacional, por lo que "corremos" el riesgo de que aquí obtengamos cualquier churro de proyecto que solamente sea manejado enfocadamente por éstos en ese sentido y con ese participio además del Consejo Andaluz (a la vista está el montón de consideraciones que vosotros hacéis a ese texto inicial y que de alguna forma espero que sean recogidas por un hipotético texto definitivo y consensuado) como avanzadilla de la Factoría Máxima y previa a la colocación de alguna melladita a Doña Maria Jesús, que no tardará en caer...

Para mi ese texto de proyecto es algo "inacabado" y que deja muchas cuestiones en el aire. No me extraña que en esa redacción no encuentre supuestamente oposición médica alguna. Lo que si encontrará y seguro que, a la vez se anda buscando, es la renta política que la Consejería espere obtener.

Yo no sé si estáis en esas supuestas conversaciones y reuniones, y tampoco creo que haya que "despertar" mucho para intuir y saber cuáles puedan ser los intereses de cada uno en este sentido. Pero si me provoca el referiros todo ésto y a la vista de ese acercamiento que planteáis, a través de una de esas alegaciones, al área de las urgencias y emergencias. Cuestión que respeto como apunte y que a la vez considero debería haber sido hecha por sociedades científicas afines a dicha área (SAEEC y SEEUE en su versión andaluza, quizá), cuestión que en el caso de la SEEUE se a ciencia cierta que no ha sido así, aunque no se cierre la puerta a cualquier posible planteamiento quizá en el entorno de una legislación en todo el territorio nacional (más lejana de lo que pudiéramos imaginar, de ahí todo el bombo alrededor del proyecto andaluz), aparte de que a esta Administración andaluza le importan una mierda las urgencias, su estado, sus profesionales y cualquier posibilidad de mejora que podamos imaginar.

Sea como sea, a vuestra disposición. Los enfermeros DCCU, los que aguantamos, seguimos perteneciendo al nivel de Primaria, creo que a nadie se le olvida, y por supuesto, llevamos años prescribiendo en ese entorno consensuado, colaborativo y provocado por el manejo de protocolos de evidencia clara y "absoluta", aparte de por la inoperancia de algunos de los esquemas de estructura y gestión, sin olvidar la falta de conocimientos de los que, como médicos, debieran hacerse responsables de esas supuestas intervenciones y asistencias en el entorno colaborativo y en situaciones de emergencia. Menos mal, para el paciente, que en muchas de esas actuaciones se sigue imponiendo la máxima de que "actúa quien sabe actuar" y que poseemos esos protocolos que amparen tanta supuesta "alegalidad prescriptora". Un saludo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermería 2.0 y el Paradigma de la Transformación: ¿Viviendo una nueva paradoja?.

Desde mediados del S.XX, la Enfermería vive un proceso de cambio y de toma de conciencia alrededor de un nuevo y añadido rol de autonomía y de toma de conciencia de sus propios atributos independientes. Inmersa en ese "nuevo paradigma" de abandono de una orientación enfocada en la enfermerdad a la asunción de nuevas líneas asistenciales hacia la salud y la búsqueda de ésta a través de los cuidados; la salud y la enfermedad son dos conceptos distintos pero que coexisten y están en interacción dinámica. La salud es como un ideal que se intenta conseguir y que está influenciada por el contexto en el que la persona vive. Tener una salud inmejorable es lo mismo que hablar de no tener enfermedad, aunque en realidad, todos pasamos por etapas de enfermedad y nuestra salud es menos satisfactoria cuando hay enfermedad o cuando pocos de los factores que constituyen la salud están presentes.  Es en esa huída del modelo biomédico y del sometimiento histórico y jerarquizado a estas formas …

Manifiesto del Foro de la Profesión Enfermera

Somos más de 40 millones en todo el mundo, unas 230.000 en España, lo cual nos convierte en el colectivo profesional titulado cuantitativamente más importante, del mundo y también de España. Pero, además de los aspectos cuantitativos, están los cualitativos: nosotras, las enfermeras y enfermeros asistenciales, somos el sistema nervioso central de los servicios sanitarios, ya que nos encargamos de mantener sus constantes y funciones vitales 24 horas al día, 365 días al año.
Somos el único colectivo profesional que está presente de manera significativa en todos los ámbitos donde se desarrollan los servicios y políticas de salud, desarrollando nuestra labor, tanto asistencial como docente, gestora e investigadora: no hablamos sólo de centros sanitarios y sociosanitarios, sino también de servicios sociales; centros educativos; empresas; hogares; cárceles; grupos de autoayuda; ONG; organismos de cooperación internacional; conflictos armados e intervenciones humanita…