miércoles, 21 de octubre de 2009

Un granito de arena en Afganistan.





Nacho en un enfermero militar gaditano que lleva años acudiendo a misiones "de Paz" integrando los equipos EMAT. Hoy, despues de mucho tiempo, vuelve a dar "señales de vida", en toda la extensión de la palabra. Un beso Nachete.

No sé, ésto es un poco de mi trabajo por estas tierras afganas. Un granito muy pequeño de arena en un desierto muy difícil de llenar. Son fotos del último cimic que hice este pasado domingo. Junto con un médico militar afgano, repartimos medicinas y atendiamos a una pequeña población (mir dawood) donde con ayuda de dinero español también se construyó una escuela y un pozo de agua que ese día se inaguraban (cosas sin importancia para nosotros, pero para esta gente, un simple pozo les da la vida). Junto al colegio el resto de los compañeros de mi unidad repartieron: mochilas a los niños con material escolar, comida y bolsas con ropa (especialmente a las mujeres) y juguetes.

Mira las caras de los niños, es alucinante, sobre todo la cara de felicidad del niño por un simple cochecito. Realmente hemos perdido el norte en la supuesta civilización. Es un auténtico baño de humildad para apreciar los que tenemos y aún así siempre queremos más porque nos parece poco.

Ya queda muy poco para regresar... Desde Afganistan un saludo.

No hay comentarios: