sábado, 26 de diciembre de 2009

Felices Pascuas.


Otro año que concluye y en el que hemos seguido manteniendo nuestro discurso: el del trabajo, la dedicación, la empatía y las relaciones interpersonales.

Así podríamos definir de nuevo esta última época en que hemos relajado las formas y las maneras, a pesar de que impertubablemente seguimos identificando a los mismos en identicas situaciones de poder, que son las que azotan la coherencia gestora y organizacional.

El grupo de personas y de compañeros que las circunstancias me han hecho conocer y con los que convivir este último año, me hacen sentirme a la vez contento y agradecido por seguir teniendo la oportunidad de trabajar lo que nos gusta. Sigamos pues, y espero que el año que viene sea al menos como este que acaba. Un saludo.

No hay comentarios: