martes, 26 de julio de 2011

CARTA ABIERTA DEL FORO DE LA PROFESIÓN ENFERMERA A LA MINISTRA DE SANIDAD.



Vigo, 26 de julio de 2011.
            Señora Ministra: El día 11 de julio suscribió usted un Acuerdo con la profesión médica sobre el fortalecimiento del sistema sanitario. Decimos con la profesión médica porque ese Acuerdo lo suscribieron cinco organizaciones profesionales que representan a la mayoría de los estamentos médicos: organización colegial, sindicato, decanos, sociedades científicas y estudiantes.
            Ocho días después, el día 19 de julio, usted firmó un Acuerdo de similares contenidos sobre enfermería, pero en vez de acordarlo con nosotros, la profesión enfermera, optó por hacerlo únicamente con el Consejo General de Enfermería, ya verá que no es lo mismo. Puede usted mirar las fotos de ambos eventos y comprobar la gran diferencia existente, se llama pluralismo. Pudiendo hacerlo con todos los estamentos de la profesión enfermera, como hizo con los médicos, ¿porqué decidió menospreciar a nuestra profesión, tomando como único firmante al Presidente en funciones del Consejo General de Enfermería? ¿Realmente cree usted que no es necesario hablar, negociar y llegar a acuerdos con otros estamentos enfermeros, como sí hizo con los médicos? ¿Realmente cree usted que lo que no sea el Consejo General de Enfermería no existe como Enfermería y no hay que tomarlo en cuenta? Díganos por qué, qué diferencia hay entre ambas profesiones a este respecto.
            Es posible, incluso bastante probable, que antes de firmar este Acuerdo usted se hubiera formado una idea muy equivocada sobre el elevado valor que supone la enfermería para el Sistema Nacional de Salud. Es posible, incluso es lo más probable, que jamás se haya reunido personalmente con ningún alto cargo o miembro de su staff enfermero. Y, lo que es más doloroso y esperamos que no sea así, lo más probable es que no haya ningún alto cargo o miembro de su staff que sea enfermero. ¿Tiene usted algún cargo de confianza, de esos que asisten a su Consejo de Dirección, que sea enfermero y aporte la voz de la enfermería? Denos una buena noticia y diga que sí, por favor.
            Si no está al tanto de lo que a continuación vamos a informarle, tiene usted un problema con sus cargos de confianza y debería solucionarlo.
            En primer lugar, la profesión enfermera española es plural: está conformada, desde un punto de vista corporativo, además de por la organización colegial, por un sindicato profesional, que se llama Sindicato de Enfermería-Satse; por la Conferencia Nacional de Directores de Centros Universitarios de Enfermería; por la Unión Española de Sociedades Científicas de Enfermería; y por la Asociación Estatal de Estudiantes de Enfermería, entre otras asociaciones (como la nuestra, por ejemplo). Es decir, que la enfermería posee un “músculo organizativo” perfectamente asimilable al de la Profesión Médica con la que usted llegó a su pluralista Acuerdo. ¿Por qué nos ha ninguneado al resto de la profesión enfermera en beneficio de un único agente corporativo al firmar su acuerdo sobre enfermería?
            Lo que resulta aún más chocante es que, como se deduce de su actuación, no se haya preguntado el porqué de esta soledad del Presidente en funciones del Consejo General de Enfermería, que desde luego ha debido llamarle la atención, aunque sólo sea por contraste con la foto de una semana antes. ¿Ninguna otra organización quiere ir con él? ¿O es que él no deja que nadie le robe una mínima fracción de protagonismo? ¿O es que no quiere testigos porque hay realidades que no le gustaría que se destaparan? Un poco de todo, pero lo que no es admisible es que un Ministerio de todos sirva a los intereses de unos pocos. Si todo esto le resulta nuevo y quiere detalles, no tiene más que pedirlos.
            En segundo lugar, el Consejo General de Enfermería con el que firmó el Acuerdo sólo se representa a sí mismo y a los sectores más reaccionarios de la profesión. A nadie más. El intrincado sistema electoral que maquinaron sus Estatutos Generales de 2001, podrá usted observar que se trata de un complejo sistema clientelar que hace muy difícil, casi imposible, revocar un mandato que se perpetúa desde hace 24 años.
            En tercer lugar, el Presidente de hecho con el cual firmó usted el Acuerdo no lo es de derecho, ya que una Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, de 3 de noviembre de 2010, le declaró inelegible para el cargo por no reunir el requisito legal básico de reunir 15 años de ejercicio como enfermero. Aunque la Sección Octava del TSJM, en un incomprensible auto de Ejecución de Sentencia, se dio por satisfecho con una nueva convocatoria electoral a pesar de que el Sr. González Jurado sigue sin reunir el requisito de legalidad citado, dicho Auto ha sido recurrido y sin duda el recurso prosperará ya que el TSJM ha incumplido claramente el mandato de la sentencia del Supremo.
            Y, en cuarto lugar, es lamentable que firme usted un Acuerdo sobre Enfermería con alguien que no es enfermero. El señor González Jurado NUNCA ha ejercido nuestra profesión, como acredita con rotundidad la citada Sentencia del Tribunal Supremo: “Como ya hemos expuesto, son cosas distintas poseer la titulación académica que habilita para el ejercicio posterior de una profesión, e incluso para ejercer la función docente de la misma, y otra cosa bien diferente es el ejercicio profesional, es decir el ejercicio de la profesión, para el cual se precisan de modo instrumental los conocimientos adquiridos que se ponen en práctica con el desempeño de la profesión”. Por tanto, ha firmado usted un acuerdo que afecta a todas las enfermeras y enfermeros con un Podólogo y Profesor universitario, no con un enfermero. A pesar de su ilegitimidad, el Sr. González Jurado mantiene un férreo control de la organización colegial basado en un sistema clientelar que ha “expulsado” de hecho de la comunidad corporativa a colegios tan importantes como los de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Pontevedra o Badajoz.
            Señora Pajín: O no le han informado bien, y por tanto tienen un serio problema con sus asesores y cargos de confianza, o están menospreciando conscientemente al conjunto de la profesión enfermera. Nosotros nos sentimos así y estamos muy decepcionados con su actitud.
            En todo caso, esperamos su contestación y quedamos a su plena disposición para aportar la información que precise y para colaborar en todo aquello que redunde en beneficio de la enfermería, lo que equivale a decir en beneficio del Sistema Nacional de Salud y de nuestros pacientes. Un saludo.

Liliane Bettremieux Toyos
Presidenta del Foro de la Profesión Enfermera

No hay comentarios: