martes, 15 de mayo de 2007

15º día de Huelga DCCU: Sin atisbos de Empatía.


Es inimaginable, centrados en una Organización que refiere Planes Estratégicos manifiestos (y que debería incluir a los de Comunicación Interna), defensa a ultranza de Misión, Visión (¿?) y Valores, que plantea entre sus indicadores de actividad la medición de las expectativas de usuarios y profesionales como puntos de inflexión para la Mejora Contínua y mil posicionamientos teóricos y de receta más, el que "dé" el silencio por respuesta y que ésto sea una postura válida y aceptada por el conjunto "embobado", tanto de políticos que no se enteran de qué va ésto y que les va más en las próximas elecciones, ni del resto infinito de muchos compañeros que además están a verlas venir en esa su supuesta "vida tranquila" y mansa en que navegan, con todos mis respetos a la "tranquilidad" de cualquiera.

A mi no me sirve, si aparte, la ruptura de ese silencio es para denunciar la pegada de pegatinas en los hospitales, en los centros o en las farolas como las malas fechorías que estos subversivos están acometiendo (¿Qué pasaría si la respuesta lícita fuera "violenta" y en el sentido llevado a cabo por otros trabajadores y colectivos de distintos sectores y que acometen siendo justificados a la vez por nuestra sociedad que se hace comprensible con los "más débiles"?).
Y es que esas reacciones, en médicos y enfermeras, como que no encajan, y es por ello que a lo mejor no nos toma en serio ni Dios, aunque posiblemente no habría que abandonar la idea, puestos a tocar los cojones.

Hoy he tenido la oportunidad de leer las Actas del Parlamento referentes a dos intervenciones recientes de Mª Jesús a interpelaciones en el sentido de la "reestructuracion" de las urgencias y la política de personal del SAS, y la verdad, no tienen desperdicio dialéctico. Y es que, las tablas, es algo que se va adquiriendo con la costumbre y la visita a ciertos foros, Escuelas, reuniones y mentideros varios.

Ya hemos repetido muchas veces que nuestra intención no es agredir a nadie, sino conseguir que se nos escuche. Y lo aseguro, se nos está oyendo al menos, y ya es algo en esta "Carrera del Contagio" que hemos decidido correr.

También huelga decir, que nosotros, no tenemos ya mucho más que perder (ya se han encargado de meternos en "Vía Muerta" sin esperar un epitafio) y que, a la vez, nos gusta lo que hacemos ya que lo hacemos con convicción, arte y salero, que todo hay que decirlo.

Nos estamos llenando de amigos y autorespeto (los enemigos, y vista la actitud de todos los agentes, ya estaban ahí, aunque nuestra ingenuidad no nos dejaba verlo), ya que nosotros si que manejamos empatía, ésa que debería impregnar una empresa de servicios como es el SAS y que brinda asistencia a esas situaciones por nadie deseadas de enfermedad y desequilibrio físico y psíquico.

Mal ejemplo esta reestructuración y el trato recibido por parte de sus profesioales, que da la puñetera casualidad que somos nosotros y que, paradójicamente, abanderamos un discurso que es tan válido como el de cualquiera y cargado de evidencia.
En tres meses, NADIE, aún, se ha defendido de "nuestras acusaciones" (ni sindicatos, ni Administración, ni sociedades científicas, ni gestores, ni...). NADIE.
Los argumentos esgrimidos en mi reunión como Comité de Huelga el pasado mes por parte de Consejería, como que estaban vacíos y sonaban a protocolo ya manido, al punto de que nos metieron a los de la Plataforma 10 minutos y a los DCCU en el mismo bote, mesa y hora (¡Qué poco Talante y respeto!. ¡Qué poca EMPATÍA!. ¿O será que yo no había estado nunca en estas mierdas y me estaba estrenando e iba a la historia más sensible que lo común?).
Pues bien, aparte, desde aquí volvemos a lanzar la invitación a un nuevo encuentro. Quizá alguien haya descubierto ya nuestro verdadero juego y la manera de "entrar a estos niñatos".
Un saludo.
Antonio J. Valenzuela.
PLataforma-Foro DCCU


"La empatía requiere de algún tipo de compromiso emocional, un requisito esencial a la hora de comprender cabalmente el mundo interno de otra persona. No cabe la menor duda de que, en este caso, se hallan tambien en juego las neuronas espejo. Como dijo cierto Neurocientífico: -Ellas son las que nos proporcionan la riqueza de la empatía, el mecanismo fundamental que nos lleva a experimentar personalmente el dolor que vemos que está experimentando otra persona-.

Daniel Goleman